Hemos esperado seis semanas para ver cómo vuelven a la actividad aquellos establecimientos que cerraron sus puertas. Ahora se abre un nuevo escenario y estos negocios esperan una recuperación económica tras la cuarentena. La economía vuelve a activarse, pero muchos comercios regresan con dudas.

El freno de la actividad económica provocado por el Covid-19 ha afectado a la pequeña y a la mediana empresa. ¿Habrá una recuperación económica a partir de esta semana? En este artículo resolvemos esta pregunta y te mostramos las previsiones.

El coronavirus ha pasado factura a nivel sanitario y financiero. A partir de este lunes muchos negocios abren sus puertas en unas condiciones diferentes a las de hace dos meses.

La recuperación económica llegará, pero hay cierto temor porque el proceso será largo y obligará a los empresarios a realizar pequeñas inversiones. Además, en algunos casos todavía persiste el riesgo de cierre.

¿Qué obstáculos dificultan la recuperación económica?

Economía de guerra mundial

El hecho de que un negocio pueda abrir al público es positivo porque le da la posibilidad de generar ingresos, pero el parón ha durado demasiado y para lograr la recuperación económica los establecimientos deben adaptarse a estas circunstancias:

  1. Solo pueden atender con cita previa
  2. Tendrán que reducir su aforo
  3. La recuperación económica tiene que llegar a los clientes
  4. Hay que invertir para recibir ingresos
  5. Las finanzas siguen dependiendo del virus

1.      Solo pueden atender con cita previa

Después de un mes y medio, establecimientos como peluquerías, tiendas de ropa, librerías o ferreterías abren sus puertas atendiendo con cita previa. Esto significa que los clientes solo acudirán al local para recoger un pedido o disfrutar de un servicio individual.

El objetivo de esta medida es reducir la posibilidad de contagio y evitar las aglomeraciones. La reapertura favorece la recuperación económica, pero durante esta semana los ingresos llegarán con cuentagotas. Además, la producción no rendirá al máximo porque la demanda sigue siendo baja.

2.      Tendrán que reducir su aforo

Las imágenes de tiendas repletas de clientes o de cafeterías con todas sus mesas ocupadas no se verán este mes. Esta semana están abriendo algunos establecimientos de comida, pero solo para entregar pedidos que previamente han solicitado sus clientes.

La próxima semana abrirán bares y terrazas, pero solo al 50% de su aforo y con precauciones.

El confinamiento se produjo en dos días, pero la vuelta a la normalidad será progresiva. Esta reactivación de la actividad favorece la recuperación económica, pero será lenta y algunos establecimientos temen quedarse por el camino.

3.      La recuperación económica tiene que llegar a los clientes

Los negocios que reabren sus puertas tienen que contar con que las finanzas de sus clientes también han quedado perjudicadas. El poder adquisitivo de la población ha descendido y habrá consumidores que destinen su dinero a la compra de productos básicos.

Además, hay miedo al repunte y algunas personas prefieren restringir sus salidas. Las limitaciones de aforo y la pérdida de potenciales clientes hacen que la recuperación económica se retrase.

4.      Hay que invertir para recibir ingresos

Las primeras fases de desconfinamiento y vuelta a la normalidad obligan a hacer cambios en muchos locales. Algunos deberán instalar mamparas y todos tendrán que poner a disposición de sus clientes geles, guantes y mascarillas.

Todo esto requiere una inversión que en condiciones normales es asumible, pero en plena crisis puede ser una carga.

5.      Las finanzas siguen dependiendo del virus

Este es el factor que diferencia a la recesión del coronavirus de otras anteriores. El ritmo de la desescalada y la recuperación económica dependen del control de la pandemia.

Si los contagios siguen descendiendo, la rueda de la economía se moverá cada vez más rápido, pero si esto no se produce, se parará de nuevo y habrá dificultades.

¿Cuándo se prevé que llegará la recuperación económica?

Las previsiones actuales sitúan la recuperación económica definitiva en 2021. Si todo sigue según lo previsto la pandemia estará controlada el año próximo, e incluso es probable que haya una vacuna. A pesar de esto, un repunte puede hacer que el proceso sea más lento.

coronavirus

El objetivo de los establecimientos que abren entre esta semana y la próxima es sobrevivir. La recuperación económica no va a llegar de un día para otro y adaptarse a las nuevas condiciones es clave.

Existe la opción de acudir a las ayudas publicadas por el Estado, pero su tramitación se puede alargar. El tiempo es el peor enemigo y este es el momento para gestionar de forma efectiva cada euro que se ingrese.