Sin dinero en el extranjero. ¿Te has gastado todo el dinero? ¿Qué debes hacer?

Viajar a un país extranjero es toda una aventura que no sabemos qué puede deparar, pasar las vacaciones en un lugar lejano y conocer otras culturas es una experiencia enriquecedora, pero es necesario tomar precauciones para evitar que los días de descanso generen más estrés que la rutina diaria.

Antes de salir de viaje es conveniente revisar las cuentas y contar el dinero que se va a necesitar.

Es recomendable que hagas estas operaciones con la cabeza fría, porque si estos cálculos no dan el resultado esperado o se hace una mala gestión de la economía durante la estancia vacacional, puedes quedarte sin dinero en el extranjero. Leyendo este artículo sabrás cómo salir de esta situación y encontrarás algunos consejos para reducir gastos.

Tabla de Contenido

  1. ¿Cómo puedo gestionar mis recursos para evitar quedarme sin dinero?
  2. Estoy sin dinero en el extranjero. ¿Qué hago?
  3. Siempre es mejor prevenir.

Cuando viajas al extranjero lo más conveniente es que el alojamiento, el transporte y la manutención básica queden pagadas antes de partir, pero es necesario que calcules la cantidad de dinero que vas a necesitar para hacer alguna actividad extra, comprar regalos o disfrutar del ocio que te ofrece el destino. Visitar un país extranjero tiene sus riesgos y estos pueden ser fatales para tu bolsillo si no haces la planificación adecuada.

1. ¿Cómo puedo gestionar mis recursos para evitar quedarme sin dinero?

Hoy en día se pueden encontrar todo tipo de precios, y aunque parezca imposible, existe la posibilidad de viajar gratis en avión a tu destino. Si no gastas esta cantidad tienes un dinero extra que te puede ayudar si sufres algún imprevisto, aunque para conseguir esta oferta tienes que hacer algunos sacrificios.

Una gran cantidad de compañías ofrecen programas para viajeros que son muy beneficiosos porque proporcionan grandes descuentos, hacen grandes rebajas en la facturación de maletas, te dan la posibilidad de viajar en primera clase e incluso pueden hacer que tu vuelo te salga completamente gratis. El único requisito es que hagas el esfuerzo de informarte sobre el funcionamiento de la compañía y estés pendiente de este programa.

Un inconveniente de este método es que tienes que ser un viajero frecuente. Para formar parte de él es necesario que te registres de forma gratuita en la web de la aerolínea, donde te asignarán un número de socio. Cada vez que viajes debes indicar que cuentas con ese número, esto hará que se acumulen una serie de puntos y millas que se van sumando hasta que adquieres un descuento de grandes cifras, que puede convertirse en un vuelo gratis.

Otra opción para viajar gratis es planificar unas vacaciones en las que pases unos días extra colaborando con una ONG. Durante el verano, las organizaciones no gubernamentales suelen ofrecer programas de voluntariado en los que te pagan el vuelo y la estancia por participar en su labor humanitaria.

Esta acción, además de darte la oportunidad de viajar sin coste alguno, te permite conocer con más profundidad la cultura del lugar de destino, y hacer una buena acción que te aporte un bienestar que vaya más allá de la economía y del turismo tradicional.

Viajando de esta forma es prácticamente imposible que te quedes sin dinero en el extranjero. Reducir o eliminar los gastos de un elemento en el que sabías que tenías que invertir grandes cantidades, te aporta mayor liquidez e incluso favorece que puedas crear un fondo de emergencias que puedes utilizar si gastas más de lo esperado. Este dinero siempre debes llevarlo contigo y guardarlo en un lugar seguro como la caja fuerte del hotel.

2. Estoy sin dinero en el extranjero. ¿Qué hago?

Puede ocurrir que te quedes sin dinero en un país extranjero y la única forma de solucionar este problema sea solicitando un préstamo que te permita escapar de esta situación. Hace años este era un problema grave, pero el desarrollo tecnológico actual te puede facilitar mucho el proceso.

El producto financiero más habitual para estos casos son los clásicos préstamos personales, que se utilizan para solucionar cualquier situación, aunque dentro de ellos puedes encontrar tres productos que te resultarán muy útiles cuando el apuro sea máximo.

  1. Créditos online
  2. Préstamos online
  3. Micro créditos

Los créditos online son un producto que se basa en un adelanto de dinero que solicitas a través de internet. Tienes dos canales a los que recurrir, uno es la banca online de la entidad con la que operas y el otro son las plataformas digitales que son capaces de enviar el dinero a tu cuenta en pocos minutos.

Si te ves sin dinero en el extranjero lo mejor es que recurras a una plataforma. Tan solo necesitas tu teléfono móvil y una conexión wifi que puedes encontrar en tu hotel o en un bar cercano para poner en marcha todo el proceso. Una vez hecho esto,  necesitas aportar tu número de cuenta, el DNI, tu teléfono móvil y la dirección de correo electrónico.

Los préstamos online tienen las mismas características que los créditos online. También puedes recurrir a los micro créditos, que son una buena opción si necesitas cantidades bajas que oscilen entre los 50 y los 300 euros. Si ves que quedan uno o dos días para finalizar tu viaje, lo mejor es que calcules el dinero que necesitas y recurras a cantidades bajas.

No debes olvidar que los préstamos se tienen que devolver con sus intereses correspondientes, y cuanto más baja sea la cantidad que se te ha concedido, menor será la deuda que has generado.

3. Siempre es mejor prevenir

Toda precaución es poca y existen acontecimientos que son imposibles de predecir, por eso es importante que tomes precauciones y estés informado de las opciones a las que puedes recurrir si te quedas sin dinero en el extranjero, aunque como ocurre con cualquier aspecto económico, una buena planificación puede evitar que pases por una circunstancia de este tipo.

cero interés