En algunos momentos todos hemos pensado qué haríamos si fuéramos economistas, brokers de bolsa, asesores o inversores, estas son tecnologías en línea con tremendo impacto en nuestras vidas.

Nuestro objetivo siempre sería aumentar nuestras ganancias y reducir nuestras pérdidas. Ser un experto en este ámbito es muy difícil, pero la educación financiera nos ayuda a tener unas finanzas sanas, y ahora es más accesible que nunca.

La educación financiera te sirve para gestionar tu economía y aporta conocimientos básicos sobre el sistema financiero, además, siempre puedes formarte más y ampliar tu nivel.

Las tecnologías en línea también han llegado a esta rama y te acercan a estos conocimientos, permitiéndote gestionar tu dinero desde un dispositivo móvil. Esta fusión entre mundo digital y educación financiera te beneficia. En este artículo descubrirás las ventajas que aportan estos recursos y sabrás cómo utilizarlos a tu favor.

¿Por qué debo tener una buena educación financiera?

El objetivo de la educación financiera es proporcionarte las habilidades necesarias para que puedas administrar tu dinero de forma eficiente. Cuando la adquieres tienes mayor capacidad para tomar decisiones que repercutan en tu beneficio.

Estos conocimientos son muy útiles para momentos de crisis o cuando decides invertir en activos financieros.

La educación financiera te permite saber dónde estás a nivel económico y te sirve para controlar cuánto dinero tienes haciendo un balance justo de ingresos y gastos.

También te da las claves para fijar y cumplir las metas de ahorro, afrontando las situaciones que afecten a tu economía. Con el uso adecuado de este tipo de conocimientos, es posible superar contratiempos económicos, hacer una planificación adecuada o evaluar correctamente los riesgos de una operación.

Otra ventaja es que te ayudan a gestionar tu economía pensando en el futuro. Además, te ayudan a escoger el lugar adecuado para conservar tu dinero y obtener rentabilidad. Ahora todo esto se ha trasladado al mundo digital, los tiempos cambian y puedes sacar partido.

¿Cuál es el papel de la tecnología en la educación financiera?

Los avances tecnológicos y especialmente internet han llegado a todos los sectores, también al económico.

Las tecnologías en línea te dan un nuevo acceso al conocimiento financiero, y gracias a ellas puedes participar en el mercado de una forma que hace años se consideraba muy futurista. Estos son los aspectos que han cambiado.

  1. El conocimiento es global
  2. Los costes se han reducido
  3. Se puede aprender de forma práctica
  4. Obtienes conocimientos de diferentes fuentes
  5. Facilita la organización del dinero

El conocimiento es global

Antes del desarrollo de las tecnologías en línea, las lecciones financieras se impartían en aulas y de forma presencial. El conocimiento llegaba, pero únicamente a las personas que asistían, y si alguien se encontraba en otro lugar perdía la oportunidad de aprender.

Gracias a internet estas lecciones se pueden seguir en tiempo real, además, no tienes que estar en casa porque puedes verlas desde un dispositivo móvil. Otra ventaja es que muchas de ellas quedan grabadas en un vídeo que puedes consultar cuando lo necesites.

Los costes se han reducido

Hasta hace poco tiempo había que pagar por recibir cierta formación. Ahora también, pero las lecciones online suelen costar menos que las presenciales.

Además, un solo formador puede transmitir sus conocimientos desde cualquier lugar a personas ubicadas en diferentes zonas geográficas.

Actualmente también puedes recibir educación financiera de forma gratuita. En la red hay cientos de tutoriales sobre el funcionamiento de plataformas de trading, o vídeos explicativos de expertos económicos.

En este contenido puedes encontrar claves y recomendaciones sobre aspectos como la inversión en determinados activos.

Se puede aprender de forma práctica

Una oportunidad única que dan las tecnologías en línea es que te dan acceso a versiones de prueba de plataformas digitales. Con esta modalidad puedes invertir de un modo ficticio y conocer el resultado de la operación virtual que has realizado.

No ganas, pero tampoco pierdes y la experiencia que has vivido se puede producir cuando operes en la realidad. Además, estas versiones suelen ser gratuitas.

Obtienes conocimientos de diferentes fuentes

Las tecnologías en línea permiten obtener información sobre aspectos económicos acudiendo a diferentes fuentes. Puedes consultar las webs de diferentes expertos, las páginas de empresas del sector o los portales de escuelas de formación financiera, por lo que obtendrás varios puntos de vista sobre aspectos importantes.

Algunos de ellos son los sistemas de ahorro, los cambios de valor de activos financieros, o los efectos de las reformas fiscales.

Facilita la organización del dinero

Hasta hace poco tenías que organizar tu economía con lápiz y papel, con las tecnologías en línea accedes a herramientas que te ayudan a realizar esta labor. Puedes utilizar una hoja Excel o descargarte una aplicación en la que marcar un objetivo de ahorro.

Además, las entidades bancarias han visto cómo la inclusión de los avances tecnológicos en el sector es totalmente imparable. Muchas de ellas han tomado medidas y ahora te permiten crear una cuenta de ahorro gratuita que te genera intereses.

Seguramente tengas un contacto diario con las tecnologías en línea. Además, sabes desenvolverte perfectamente por entornos digitales como páginas webs, plataformas o aplicaciones.

Si utilizas todo esto para recibir una educación financiera de calidad, tendrás una buena salud económica que siempre puede mejorar. Aprovecha la ocasión.

Tecnologías en línea
Tecnologías en Línea