Tipos de dinero, concepto, origen y sus funciones

En pocas palabras, Las seis clases de dinero más relevantes son; dinero mercancía, dinero fiduciario, dinero curso legal, dinero pagaré, dinero electrónico y el dinero de los bancos comerciales.

El dinero mercancía se basa en productos de valor intrínseco que actúan como un medio de intercambio. 
El dinero fiduciario, por otro lado, obtiene su valor de una orden del gobierno. Mientras tanto, el dinero fiduciario depende por su valor de la confianza de que será generalmente aceptado como un medio de intercambio.

El dinero de un banco puede describirse como reclamaciones contra instituciones financieras que pueden usarse para comprar bienes o servicios. Debajo te explicamos acerca de los otros dos tipos de dinero.

Contenido Destacado

¿Qué es el dinero, origen y evolución?

¿Cuáles son las funciones del dinero?

¿Cuáles son los diferentes tipos de dinero?

Dinero signo.

Dinero en curso legal

Dinero mercancía.

Dinero pagaré.

Tipos de dinero electrónico.

Dinero bancario.

Las criptomonedas: ¿un nuevo tipo de dinero?

El bitcoin: criptomoneda de referencia.

¿Qué es el dinero, origen y evolución?

tipos de dinero

Desde que el ser humano habita la tierra, el intercambio de bienes conocido como “trueque” ha sido el primer modelo de transacción conocido.

Durante el neolítico se produce el estallido de la civilización basada en la agricultura y en la ganadería, y los miembros de la sociedad debían aprender a compartir para poder avanzar.

De este modo, el medio de intercambio o “trueque” de los excedentes agrícolas y de las primeras formas de arte, surgen las bases del comercio más primitivo.

Con el paso del tiempo se fueron buscando objetos a los que atribuir un valor para consolidar una economía más estable, basada en lo que después entenderemos como moneda.

Al principio, se usaron muchos elementos cotidianos como el grano de cereal, hasta que se dio el paso a los metales preciosos y al peso del lingote como unidad de medida.

El hecho que marcará la aparición de lo que hoy entendemos como dinero tal y como lo es hoy día, será la acuñación de la moneda, que se dará entre los siglos VII y VI antes de cristo en diferentes partes del mundo como el Valle del Indo, China y Asia menor.

La principal característica de la recién creada moneda será su composición metálica, pues estaba formada de pequeñas secciones de metal troceadas en distintas formas geométricas y marcadas con una señal específica.

Esta identificación permitía distinguir las monedas de las distintas culturas y favorecía el ya incipiente comercio internacional.

Una vez se generaliza el uso de la moneda, algunos experimentos como el del papel moneda en China intentan salir adelante, pero resultan ser un fracaso por una mala administración.

Los metales más usados entre el pueblo son el cobre, el zinc y varias aleaciones, siendo la plata uno de los metales preferidos durante siglos junto al oro para transacciones y tesoros reales.

Con la llegada del siglo XVII aparecen las formas de dinero en cheques y órdenes de pago escritas, y ya en la Ilustración del siglo XVIII se generaliza el uso de los billetes, sobre todo con la creación del Dólar en 1787, que se realiza en paridad con el Duro español.

Resulta interesante resaltar el hecho de que la palabra “dinero” tiene su origen en la moneda romana o denarius, una divisa que dominó el mundo occidental durante varios siglos.

Serían los herederos de este Imperio los que crearon la banca en el sentido moderno, que tuvo su auge en una sociedad medieval de ciudades como Florencia, Venecia o Génova, para después expandirse hasta Holanda, Inglaterra y el resto del mundo.

¿Cuáles son las funciones del dinero?

Tal y como hemos podido comprobar en el apartado anterior, lo que hoy conocemos como dinero surge en forma de intercambio o “trueque” y acaba asentándose como el medio de pago definitivo.

Las funciones que cumple este dinero permiten también distinguir a este activo de otros, como los bonos y las acciones.

  • Medio de pago o cambio: es la función principal que lleva realizando desde el inicio de los tiempos. Se trata del uso del dinero para realizar cualquier tipo de transacción, ya sea por el medio de intercambio de productos, servicios o bienes. Esta acción es posible gracias a que el dinero es un bien protegido y garantizado por los estados, y aceptado por el público general en forma de intercambio convencional.
  • Convertirse en un depósito de valor: una de las propiedades más importantes del dinero es que se mantiene estable como método de intercambio de cara al futuro, por lo que el capital de las personas permanece inalterable (si no tenemos en cuenta el cambio de valor en la moneda) a pesar del paso del tiempo.

Esto abre siempre las puertas a futuras inversiones y proyectos, por lo que el dinero se convierte en un depósito de valor añadido con el tiempo.

  • Actúa como unidad de cuenta: el dinero tiene la importante función de otorgar un valor determinado a las cosas, expresado en unidades.

De este modo se facilitan las transacciones, cálculos financieros y se abren las puertas al comercio. En resumen, el dinero pone precio a los productos, bienes y servicios para que estos puedan cumplir su labor como medio de cambio tanto en el presente como en el futuro.

  • Estándar o patrón para pagos diferidos: esta función hace referencia a que el dinero, al tener la condición de moneda de curso o dinero legal, es un método aceptado para realizar la liquidación de deudas.

De este modo, cuando los clientes de una entidad se comprometen a un contrato que incluye futuros pagos, lo común es que especifiquen el abono de los mismos en términos monetarios. El crédito define a la configuración económica actual, y este se paga exclusivamente en forma de dinero.

¿Cuáles son los diferentes tipos de dinero?

infográfico - formas de dineroAunque el dinero sigue cumpliendo a rajatabla su función como herramienta principal para el intercambio de bienes entre los individuos, el desarrollo de las nuevas tecnologías ha tenido una gran incidencia en su evolución.

Con la digitalización de los distintos formatos de pago, el dinero ha adquirido nuevas características que no solo afectan a su esencia, sino también a los agentes que intervienen en los procesos comerciales. Por todo esto, hoy en día podemos distinguir entre Las siguientes clases de dinero:

Dinero signo

Es el tipo de intercambio de uso cotidiano, que no es más que una mercancía sin valor aparente, que desempeña las funciones de dinero.

El valor no se encuentra en los materiales de las monedas o los billetes, sino que está establecido por la expresión institucional y las autoridades financieras. Es el resultado del respeto y la aceptación global por parte de la sociedad de una divisa compartida.

Dinero en curso legal

Se trata del dinero que la autoridad o el gobierno reconoce como dinero legal o aceptable a la hora de realizar liquidaciones o como medio de pago habitual.

Es un concepto que se refiere a toda aquella moneda emitida de forma oficial por una o varias instituciones de un país determinado, como las casas de la moneda o el Banco Central.

Gracias al apoyo legal del gobierno, este dinero es aceptado de forma general por los ciudadanos, siendo ilegal toda aquella forma de dinero que no tenga el respaldo de los medios oficiales.

Dinero mercancía

Es el que puede ser utilizado como una mercancía, ya sea para el comercio, consumo o como medio de cambio, conservando el mismo valor.

Representa un valor ya consolidado en sí mismo, al contrario que el dinero fiduciario, por lo que existe una relación directa entre lo que representa y lo que vale. Los mejores ejemplos los tenemos en los metales preciosos utilizados en el pasado como moneda (oro, plata, bronce, etc.).

Dinero pagaré

Se basa en documentos o textos que representan el valor de una deuda con alguna institución, principalmente de crédito.

Es un sistema que no tiene valor en sí mismo en cuanto al material (son solo papeles), pero representa la autorización de los pagos. Los cheques bancarios de depósitos a la vista podrían ser uno de tantos ejemplos, ya que transfieren la deuda a la entidad financiera una vez firmados.

Tipos de dinero electrónico

Se trata simplemente del dinero que se usa en los medios de intercambios electrónicos, por lo que carece de un componente físico en moneda o papel.

Estas transacciones con dinero electrónico se dan especialmente a través del uso de las redes, y con el paso de los años se han hecho cada vez más habituales. Los motivos por los cuales el dinero electrónico o digital tiene cada vez más relevancia en nuestras sociedades tienen que ver en su mayoría con la rapidez y comodidad de los pagos.

Dinero bancario

Es un tipo de dinero que se origina en las propias entidades financieras o los organismos de carácter privado. Representa los créditos existentes entre cada uno de los clientes en un momento determinado. 

Pero los tipos de dinero bancario más habituales vienen en forma de tres depósitos:

Depósitos a plazo fijo: este tipo de dinero bancario tiene como principal característica el hecho de que el titular se compromete a mantener el depósito durante un tiempo determinado a cambio de una remuneración.

Durante este plazo, no es posible retirar los fondos sin incurrir en penalizaciones por parte de la entidad, pero siguen siendo uno de los depósitos favoritos entre los clientes de los bancos.

      • Depósitos a la vista: son los tipos de dinero bancario que conocemos como cuentas corrientes, y se caracterizan porque el dinero depositado puede ser transferido o retirarse en cualquier momento y sin previo aviso. Ninguna de estas acciones incurre en penalizaciones por parte de la entidad financiera.
      • Depósitos de ahorro: son los que realizan los clientes en un banco con objeto de proteger su dinero, renunciando en parte a su disponibilidad.

En este tipo de depósitos, es posible retirar el dinero en cualquier momento y sin límites, aunque en ocasiones es necesario pagar pequeños intereses dependiendo de las cantidades y las retiradas de capital.

La mayor ventaja que conlleva un depósito de ahorro es el hecho de que la entidad financiera suele premiar con intereses y beneficios a los clientes que más dinero inviertan a lo largo del tiempo.

Las criptomonedas: ¿un nuevo tipo de dinero?

tiempo es dinero

Anteriormente hemos hecho referencia al dinero electrónico y al auge de las nuevas tecnologías. Uno de los cambios más importantes que ha traído la incorporación de las transacciones digitales a la vida diaria es la aparición de las criptomonedas, un modelo virtual de pagos que ha dado muchos quebraderos de cabeza al sistema financiero actual.

Esta moneda virtual fue concebida para operar como cualquier otro tipo de divisa a nivel internacional, pero se caracteriza por estar fuera del ámbito de control de las instituciones financieras mundiales y los gobiernos.

Se diferencia principalmente de la moneda tradicional en su carácter totalmente digital, solo está disponible en la web y de forma electrónica mediante ciertas aplicaciones.

Su éxito deriva de su simplicidad, pues con las criptomonedas es posible realizar pagos entre personas y empresas que admitan este medio de intercambios de forma fácil y segura.

Aunque el uso de la moneda virtual no está generalizado aún, es posible encontrar también tiendas físicas que han apostado por esta nueva divisa, y los pagos pueden realizarse a través de una cuenta o tarjeta, similares a las de la banca tradicional.

El bitcoin: criptomoneda de referencia

El auge de las criptomonedas vino acompañado de su primer representante virtual, el Bitcoin, la cuál es considerado entre las clases de dinero existentes. Esta divisa sentó las bases del actual mercado de criptomonedas, y ha servido de referente para muchas otras monedas famosas a día de hoy, como Ethereum o Litecoin.

Además de ser la más utilizada, es la primera que obtuvo un uso oficial dentro de algunas operaciones económicas empresariales, que permiten a día de hoy el pago en bitcoins.

Los pagos realizados con esta divisa son anónimos y cuentan con una seguridad de primera, debido a la encriptación de los datos que figuran en las transacciones.

En cuanto a su funcionamiento, al igual que el de las otras criptomonedas surgidas posteriormente, depende en gran medida del propio usuario.

Los fondos se manejan con los llamados monederos digitales que hacen de cuenta bancaria. Con la llave pública (número de cuenta) y la llave privada (contraseña), es posible realizar todas las operaciones de transacción deseadas en cualquier momento y desde cualquier lugar, por lo que se eliminan los límites territoriales.

Debido a su carácter anónimo, la seguridad en los pagos, y la posibilidad de realizar las transacciones desde cualquier lugar del mundo, el bitcoin y las criptomonedas han sido también la divisa elegida en muchas ocasiones por todos los que operan en el mercado negro.

Es por este motivo que tanto los gobiernos como las instituciones globales, siguen con cautela la evolución de las nuevas monedas virtuales.

Primer préstamo sin Interés