Financiación | Conceptos y Métodos para Conseguirla | CCLoan.es

Tanto particulares como empresas necesitan en momentos determinados una ayuda económica para hacer frente a imprevistos o que sirva para adquirir un bien de primera necesidad que les permita desarrollar su actividad profesional o sea importante para llevar una vida personal que se adapte a sus expectativas.

En el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española (RAE) aparece el financiamiento definido como una aportación de dinero que sirve para que una empresa pueda realizar su actividad profesional, así como hacer frente a los gastos de una obra o proyecto.

Actualmente existen muchas formas de financiamiento. Como ocurre con cualquier producto financiero que se basa en un adelanto de dinero es necesario adaptarse a los parámetros de cantidad concedida, plazo de devolución acordado y pago de unos intereses que se obtienen de un porcentaje de la cifra total que se ha concedido. Además, las formas de financiación para empresas y particulares cuentan con unas características totalmente distintas.

Tabla de Contenido

¿Qué productos protagonizan la financiación para particulares?

El préstamo personal

Fuentes de financiacion a largo plazo.

Factores que influyen en las características del préstamo hipotecario.

¿Cuáles son las formas de financiar una empresa?

El crédito bancario.

¿Cuáles son los tipos de financiación alternativa?

¿Cuál es el valor documental del pagaré?

¿Qué importancia tiene una línea de crédito?

Financiamiento con los futuros beneficios.

¿Qué es la autofinanciación?

¿Qué productos protagonizan la financiación para particulares?

tipos de financiación

La gran variedad que se ha establecido en el mercado financiero hace que sea muy difícil determinar con exactitud cuáles son los productos que se ciñen específicamente a los modelos de financiamiento que existen para particulares, aunque hay dos que por sus características son los más habituales.

El préstamo personal

Este producto es considerado como un todoterreno ya que sirve para salvar situaciones puntuales y proporciona un dinero extra que permite invertir en un bien o servicio que es necesario o que puede generar beneficios a medio o largo plazo. Actualmente se puede acceder a un préstamo personal a través de una plataforma digital o por medio de un banco tradicional.

Su multifuncionalidad ha provocado que se designen préstamos personales que sirven para financiar el pago de una matrícula universitaria o de máster, empleando el concepto de “préstamo estudio”, también se emplean para realizar reparaciones que mejoren las condiciones de habitabilidad del hogar, para adquirir un vehículo de trabajo o de transporte o para pagar unas celebraciones familiares como las bodas o los bautizos.

Se suele recurrir a esta forma de financiación cuando se quiere adquirir un producto que tiene un coste que no se puede pagar de una vez, pero acceder a un préstamo personal implica asumir un compromiso que se resuelve abonando las distintas cuotas de devolución que se han establecido con sus intereses correspondientes.

El medio que se escoge para obtener esta forma de financiación varía según las necesidades del usuario, por sus características se adapta muy bien a los parámetros de internet, ya que las cantidades que emite suelen ser bajas y como consecuencia los plazos de devolución son muy pequeños. Actualmente las plataformas digitales tienen capacidad para conceder un préstamo personal en pocos minutos.

Fuentes de financiacion a largo plazo

La hipoteca es una de las formas de financiación más habituales y sirve para adquirir un bien inmueble que tiene un coste que es imposible asumir de una sola vez, es uno de los préstamos más concedidos, ya que los salarios medios españoles no permiten adquirir una vivienda en un solo pago. Para solicitarlos es imprescindible la intervención de una entidad bancaria, ya que una plataforma no tiene la capacidad suficiente para financiar cantidades tan altas.

Una de las razones por las que los bancos conceden los préstamos hipotecarios es porque las entidades están totalmente cubiertas, ya que si el cliente no cumple con los plazos de pago pactados en el contrato, la entidad adquiere el inmueble sobre el que recae el préstamo.

También hay que tener en cuenta que en caso de impago la entidad puede emprender acciones judiciales para reclamar el dinero que se le debe y será el juzgado quien determine si el banco es el nuevo propietario. Además, los costes de estos préstamos son más elevados que los de los personales ya que requieren el pago de tasas notariales y de impuestos como el de Actos Jurídicos Documentados.

Como ocurre con cualquier otro préstamo el beneficiario adquiere el compromiso de devolver la cantidad prestada en los plazos establecidos mediante el pago de unas cuotas mensuales que están formadas por la devolución del dinero prestado con sus intereses correspondientes.

Para la concesión de una hipoteca es necesario que se redacte una escritura pública que se inscribe en el Registro de la Propiedad. A continuación se establece un plazo de devolución que generalmente oscila entre los 15 y los 30 años, aunque puede ser mayor en función del coste total de la vivienda. Si se ha adquirido otro inmueble como una plaza de garaje o un local el plazo disminuye ya que el precio de estas propiedades es mucho menor.

Factores que influyen en las características del préstamo hipotecario

En ocasiones las hipotecas se convierten en un producto complejo, los rasgos de esta forma de financiamiento varían en función del tipo de interés que puede ser fijo, es decir que se mantiene en las mismas cifras durante todo el contrato de concesión, variable si experimenta algunos cambios o mixto. Además, también hay que tener en cuenta la moneda con la que se contrata.

Otro factor que influye directamente en las características de los préstamos hipotecarios es la entidad bancaria en la que se solicitan. Algunas ofrecen condiciones de pago más asequibles y mecanismos como la consolidación de deudas que ayudan a hacer frente a las cuotas de la hipoteca, otra concesión que algunos bancos dan a los clientes es la prórroga del plazo de pago, aunque esto es menos habitual.

También hay que prestar especial atención a la finalización de la hipoteca, para que esto se produzca es necesario comunicarlo al Registro de la Propiedad, de lo contrario el préstamo sigue vigente y la entidad bancaria puede seguir cobrando los recibos correspondientes a su devolución. Para que quede resuelto es imprescindible que el banco autorice la cancelación y finalización del compromiso.

Actualmente cualquier ciudadano puede contratar una hipoteca, aunque debe tener en cuenta que la entidad bancaria revisará su situación económica con todo detalle. Aunque hay excepciones, es prácticamente imposible acceder a un préstamo hipotecario si no se tienen unos ingresos estables o si el nombre del solicitante aparece en un registro de morosos como el RAI o el ASNEF.

¿Cuáles son las formas de financiar una empresa?

El financiamiento es uno de los mecanismos más utilizados por las empresas, especialmente por aquellas que son medianas y grandes. El motivo es que para contar con los recursos necesarios para producir los bienes y servicios que demandan sus clientes se necesitan invertir importantes cantidades de dinero con las que no se suele contar, sobre todo si acaban de surgir o llevan poco tiempo en el sector.

La garantía es uno de los factores determinantes para que las entidades puedan obtener el extra que necesitan. En el financiamiento con garantía la empresa pone una parte o el total de su activo tangible como garantía de devolución, esto quiere decir que en caso de no cumplir con lo pactado pierde sus bienes y materiales en favor del financiador.

Aunque este compromiso implica un gran riesgo garantiza la financiación que se requiere. En el modelo de financiamiento sin garantía la entidad no compromete ninguno de sus bienes, de estas dos formas surgen distintos productos.

El crédito bancario

Este producto se llama así porque es concedido por una entidad bancaria, suele ser la forma de financiación más utilizada por las empresas, ya que cualquier compañía es cliente de un banco en el que ubican todas sus cuentas para custodiar su dinero. El hecho de que la empresa recurra a la entidad que gestiona su capital aporta a la operación un alto grado de fiabilidad y los riesgos que asume la compañía son muy bajos.

Para que esta forma de financiación se lleve a cabo es esencial que exista una relación de confianza entre empresa y banco, es conveniente que las dos partes estén seguras de lo pactado. La entidad no debe tener dudas de que recibirá el dinero adelantado con sus intereses correspondientes, y la compañía de que tiene capacidad para cumplir con lo pactado.

Como ocurre con cualquier operación financiera, el crédito bancario también tiene sus inconvenientes y en este caso el principal es la flexibilidad de la entidad bancaria que generalmente suele ser muy baja y a veces establece unas condiciones difíciles de asumir para las empresas. Esta situación se puede paliar negociando el contenido del contrato y aprovechando la baza de que el banco siempre querrá mantener a su cliente, sobre todo si lleva años operando con él, en este caso es muy probable que la entidad baje sus pretensiones.

¿Cuáles son los tipos de financiación alternativa?

El crédito comercial es un acuerdo entre una empresa y un proveedor que adelanta una cantidad que tiene que ser devuelta en un periodo de tiempo acordado por las dos partes. Este tipo de financiamiento es muy similar al que realizan los bancos a través del crédito comercial.

Pero con la ventaja de que el prestamista suele establecer unas condiciones más flexibles, aunque esto no exime a la empresa de afrontar graves consecuencias si no cumple con el pacto firmado con el proveedor.

El crédito comercial resulta muy interesante para las empresas que llevan poco tiempo realizando su actividad profesional. El motivo es que deja abierta la posibilidad de pacto y esto hace que los compromisos adquiridos no sean tan difíciles de asumir y no  puedan frenar el progreso de una compañía que está comenzando a operar.

¿Cuál es el valor documental del pagaré?

El pagaré es una de las formas de financiamiento más valoradas por los directivos de una empresa, aunque no está entre las más escogidas. Se trata de un documento que refleja un compromiso de pago que adquiere una compañía o un particular por el adelanto de un producto o servicio. Para que un pagaré sea válido es necesario que aparezca la cantidad prestada con sus intereses correspondientes y la fecha en la que tiene que ser devuelta.

Normalmente se emplean en operaciones de compra y venta de mercancías, la gran ventaja que ofrecen es la seguridad y efectividad de los pagos acordados. En caso de que haya un incumplimiento por cualquiera de las dos partes, lo más probable es que se resuelva en los tribunales.

¿Qué importancia tiene una línea de crédito?

Una de las formas de financiamiento que aporta más seguridad a las empresas es la línea de crédito. Normalmente las entidades acuden a los bancos para que les sea concedida y consiste en el adelanto de una cantidad de dinero que se deposita en la cuenta de una empresa.

La entidad puede recurrir a esta cuantía cuando lo considere oportuno y solo tiene la obligación de devolver con sus intereses correspondientes la parte del dinero que ha utilizado.

La gran ventaja es que durante un año se cuenta con un dinero al que se puede recurrir para afrontar cualquier situación, pero para que un banco abra una línea la empresa tiene que mostrar una solvencia económica que despeje las dudas de la entidad. Otro aspecto positivo es que se puede negociar con el banco la cantidad de dinero prestada y los intereses correspondientes a la misma.

Financiamiento con los futuros beneficios

Este modelo también es conocido como cuentas por cobrar y consiste en establecer un acuerdo en el que la empresa pone a disposición del prestador los beneficios que obtenga procedentes de los pagos pendientes de sus clientes. Aunque no suele ser muy utilizado, es muy valorado por los financiadores, que si detectan que la entidad tiene una facturación importante sus pagos están garantizados.

¿Qué es la autofinanciación?

Este modelo de financiamiento es el más económico para cualquier empresa, el motivo es que no necesita contar con ningún tercero ni agente externo. La autofinanciación se establece de tres formas distintas, la primera es repartiendo las ganancias obtenidas entre sus accionistas, otra es emplear los beneficios para tapar deudas y finalmente se valora la posibilidad de destinar esta rentabilidad a un fondo de reserva que sirva de respaldo para hacer frente a los contratiempos que puedan surgir.