Dinero rápido con el primer préstamo gratis

En el sector económico es prácticamente imposible que el dinero sea gratis o regalado.

Siempre que se pide un préstamo hay que tener en cuenta que está sujeto a unos intereses que hay que abonar por recibir el adelanto, aunque actualmente están apareciendo plataformas que dejan abierta la posibilidad de obtenerlo gratuitamente.

El préstamo es uno de los productos financieros más demandados, ya que puede servir para salvar un imprevisto o para acometer una inversión importante que aporte un bien o servicio que sea necesario o beneficioso.

Hoy en día cualquier persona tiene diversas opciones para obtener un adelanto y si es una cuantía baja puede disponer del dinero en poco tiempo.

Hace una década, los bancos eran las principales vías a las que se podía acudir para conseguir un préstamo, y durante el transcurso de la crisis económica, lograr un adelanto era un proceso complicado.

El motivo es que las entidades bancarias estudiaban a conciencia la situación financiera del solicitante para garantizar la viabilidad de la operación. Posteriormente, la mejora de la economía facilitó este proceso.

El avance de internet ha cambiado esta situación. Bajo el amparo de la red han surgido multitud de plataformas que conceden un préstamo de forma rápida y sin necesidad de realizar grandes trámites.

Todo esto ha generado una competencia virtual que ha desembocado en el lanzamiento de ofertas que buscan atraer y fidelizar a nuevos clientes.

En qué consiste el préstamo gratis

Un préstamo gratis es aquel que carece de intereses, es decir tan solo es necesario devolver el dinero prestado en el plazo de devolución pactado con la entidad emisora sin la obligación de pagar ningún tipo de extra por haber recibido ese adelanto.

Hoy en día es fácil conseguir un préstamo gratuito, pero aunque está libre de intereses, sí está sujeto a dos condiciones principales:

  • La primera es ser un nuevo El objetivo de la entidad es que esa persona pueda disfrutar del dinero sin pagar un extra para que en un futuro recurra a la misma plataforma para solicitar un adelanto, y esta vez sí se cobrarían intereses.

  • La otra condición es que la cantidad obtenida sea Normalmente se puede solicitar este tipo de préstamo con una cantidad mínima de 50 euros y una máxima de 300.

  • El motivo es que la plataforma ve este préstamo como una inversión de futuro y toda inversión conlleva un riesgo. Si el cliente no vuelve a recurrir a ella para pedir otro adelanto no obtendría ninguna ganancia.

La aplicación también se expone a que el cliente presente algún problema en el proceso de devolución. Por este motivo se asume el riesgo con cuantías pequeñas, aunque la gran competencia que hay en el mercado ha llevado a algunos sitios web a ofrecer hasta 750 euros sin intereses, pero esto no suele ser lo habitual.

Otro aspecto que han tenido que mejorar estas plataformas a causa de la competencia ha sido la presentación y muestra de la información.

Por eso, además de tener un servicio de atención al cliente al que se puede llamar en cualquier momento, también ponen a disposición del potencial prestatario un simulador de préstamo en el que colocan la cantidad que necesitan junto con el plazo de tiempo que pretenden asumir para devolverla.

De esta forma pueden hacerse una idea de cómo se desarrollará el proceso.

Un producto similar al mini crédito

Los mini créditos son los productos financieros que por sus características encajan con este tipo de préstamos.

Se solicitan de forma online y tardan muy poco tiempo en llegar a la cuenta del solicitante. No es necesario recurrir a extensos trámites, las cantidades que se pactan son muy bajas y los plazos de devolución oscilan entre los 30 días y los cuatro meses. La única y principal diferencia es que hay que pagar por el adelanto que se recibe.

Cómo obtener un préstamo sin intereses

En primer lugar es necesario realizar un análisis de todas las plataformas que conceden este producto.

Una vez que se ha tomado una decisión el proceso es similar al de la petición de un préstamo tradicional, hay que presentar una documentación que acredite que se cuenta con unos ingresos suficientes para devolver el dinero.

La mayoría de plataformas envían al prestatario un formulario que tiene que rellenar para verificar sus datos.

Este documento además de solicitar aspectos como el DNI o el nombre y la fecha de nacimiento también exigirá que se indique cuál es el medio y la frecuencia con la que se reciben los ingresos (puede ser la nómina junto con el contrato de trabajo o un aval).

Un requisito que es indispensables en todas las plataformas es tener más de 18 años y menos de 75, además de ser residente en España de forma estable.

El objetivo es que la persona que adquiere el préstamo cumpla con todas las condiciones legales para hacer frente al compromiso que asume.

En el momento en el que se envía el formulario el equipo de técnicos de la plataforma realiza un estudio de la viabilidad de la operación.

Si decide conceder el crédito sin intereses, se envía un SMS o un correo electrónico al solicitante y en un plazo de tiempo que oscila entre los 10 minutos y las 24 horas el beneficiario tendrá el dinero en su cuenta.

Las deudas pueden parar la operación

La obtención de un préstamo gratuito generalmente es rápida y sencilla. Las plataformas digitales son la mejor opción para obtenerlo y no suelen pedir condiciones difíciles de asumir, pero hay un factor que puede frenar todo el proceso y es figurar en un fichero de morosos como el RAI o el ASNEF.

Ocultar esta información es prácticamente imposible ya que en el proceso de verificación de datos los técnicos de la plataforma se encargarán de obtenerla, y si existen dudas que no son resueltas puede que el préstamo no se conceda.

La excepción

Como ocurre con muchas reglas, esta también tiene una excepción que al igual que otros factores que rodean a los préstamos gratuitos tiene que ver con la competencia.

Algunas plataformas sí conceden préstamos gratuitos aunque el solicitante figure en un registro de morosos. No es algo habitual, pero puede ser la diferencia entre conseguir un nuevo cliente o perderlo.

Algunos portales exponen esta permisividad en las descripciones de los préstamos que ofrecen. La gran mayoría sí establece un límite que tiene que ver con la cantidad de deuda que se tiene activa.

Es prácticamente imposible que se conceda el adelanto si esta supera los 2.500 euros o si se ha generado por no haber cumplido con las condiciones de pago de un préstamo anterior.

Ventajas que dependen de la plataforma

Los créditos sin intereses ofrecen una serie de ventajas sujetas a la suspensión de los intereses, pero también existen otros beneficios que no son de índole económica y que varían según la plataforma a la que se recurra para obtener el crédito.

Ausencia de comisiones

En principio este tipo de préstamos no está sujeto a ningún tipo de comisión, tan solo es necesario devolver el dinero en el plazo estipulado.

Aunque siempre que se accede a alguno de ellos es imprescindible leer todas las condiciones y la letra pequeña del contrato de concesión. El motivo es que a veces se carga una comisión en forma de gastos de gestión.

Sin un papeleo excesivo

Los documentos requeridos para la obtención de un préstamo online al 0% se envían de forma rápida y sencilla, tan solo es necesario adjuntar una fotografía de los mismos y en ocasiones ni siquiera esto es necesario, con rellenar el formulario que ofrece la plataforma ya sería suficiente.

La nómina no es imprescindible

Hace años acceder a un préstamo sin presentar una nómina era prácticamente imposible. Ahora se puede acceder a un adelanto sin intereses sin necesidad de presentar este documento, es suficiente con demostrar que se tienen unos ingresos regulares, su procedencia carece de importancia.

Esto hace que personas que estén cobrando una pensión o reciban una prestación por desempleo puedan contar con un micro crédito gratis.

En ocasiones esta opción es preferible a la de contar con una tercera persona que cumpla el papel de avalista, aunque esta figura también está permitida por la mayoría de plataformas.

Interesantes condiciones de pago

Al tratarse de cantidades pequeñas, las cuantías que hay que abonar durante el plazo de devolución suelen ser muy bajas.

En caso de no poder hacer frente a alguna de las cuotas, estas plataformas ofrecen prórrogas u otras formas de pago como un mayor fraccionamiento que ayudan al prestatario a cumplir con su compromiso.

Consecuencias de no cumplir con lo establecido

El hecho de que el préstamo sea gratuito no exime al solicitante de asumir unas condiciones de devolución que son irrevocables.

En este sentido, el primer consejo que se da es tener la seguridad de que se pueden pagar todas las cuotas en tiempo y forma, de lo contrario la plataforma o entidad financiera tomará medidas para recuperar su inversión.

Intereses de demora

Se aplican cuando los pagos de la deuda se producen en un tiempo superior al pactado.

Normalmente no son muy elevados, aunque esto dependerá de la cantidad adelantada y de los días trascurridos desde el momento establecido para hacer el pago.

Es necesario que el prestatario evalúe la situación, si al final va a tener que abonar unos intereses no tiene sentido solicitar un préstamo de este tipo.

Inclusión en un fichero de morosos

Con tan solo faltar un mes en el pago de la cuota, la plataforma ya puede registrar al prestatario en ficheros como el ASNEF.

Este hecho puede suponer que no se pueda acceder a una financiación, una hipoteca o a otro tipo de préstamo, aunque algunas plataformas son más flexibles en este aspecto. Si la deuda del solicitante es causada por faltar a los pagos de otro crédito las posibilidades se reducen considerablemente.

Comisiones por reclamación de deuda

El hecho de que una plataforma tenga que iniciar un proceso de reclamación de deuda genera unos gastos que habrá que pagar incluso con intereses. La cantidad a abonar depende de la entidad a la que se ha solicitado el crédito.

Aparición de los tribunales

Si a la entidad emisora de crédito le resulta imposible recuperar el dinero del préstamo emitido puede recurrir a los tribunales. Normalmente es la última opción que barajan, pero estar inmerso en un proceso judicial puede tener unas consecuencias fatales para el deudor.

Si los tribunales dan la razón a la entidad emisora (un veredicto que es muy posible si está en posesión de pruebas concluyentes), el prestatario tendrá que abonar la deuda junto con los intereses de demora y los costes del juicio que corresponden a las tasas que hay que abonar por poner en marcha un proceso judicial.

Una estrategia que alerta a las plataformas

Cada vez más usuarios utilizan una estrategia que les permite acceder a grandes cantidades de dinero sin pagar intereses por las mismas.

De primeras esto parece imposible porque normalmente las cantidades que se conceden en los créditos al 0% de interés suelen ser muy bajas y conllevan la adquisición de un compromiso de devolución.

El método consiste en hacer un estudio de las plataformas que conceden préstamos gratuitos y pedirlos en más de una.

Si una aplicación tiene un límite de 300 euros de crédito sin intereses para conceder, el prestatario acude a tres y de esta forma obtiene 900 euros sin necesidad de pagar un extra.

La gran mayoría de sitios web se han percatado de estas actuaciones y han intensificado las investigaciones que llevan a cabo durante el proceso de concesión del préstamo. Si el prestatario tiene un contrato firmado con otra plataforma es muy difícil que lo concedan.

El usuario que planee seguir esta estrategia debe tener en cuenta que adquiere compromisos de devolución con diferentes actores. Esto puede generarle problemas a la hora de devolver el dinero, y en caso de no hacerlo las consecuencias económicas pueden ser peores.